Wednesday, September 21, 2005

Un asimoviano en las cortes del ciberpunk

Lo reconozco y espero que no me condenen por herejía: Soy de Isaac Asimov.

Mientras unos tienen sus referentes en cowboys y zaibatsus, yo los tengo en grandes masas humanas y en leyes robóticas.

Y es que de entre todos los escritores y todas las corrientes fue Asimov el que me enseñó la cosa más maravillosa, la más vital. Asimov me enseñó algo sublime, me enseñó algo esencialmente revolucionario, me enseñó que “la libertad está en las cosas pequeñas”. En el prólogo de Fundación e Imperio se dice “la reacción de un solo ser humano no podía ser profetizada mediante ninguna matemática conocida, pero la de mil millones era un asunto muy distinto”. Para mi, el encuentro con la Trilogía de las Fundaciones fue un encuentro con lo mínimo que se troca máximo, con lo esencial que se troca total.

Y es que dar un paseo después del trabajo, pedir café solo cuando siempre bebes cortado, dejar las llaves en la cesta de mimbre en vez de en el recibidor de la entrada o escribir cuatro líneas apresuradas mientras vuelves a tu casa en el bus de línea son acciones llenas, cargadas, preñadas de libertad; son acciones que crean libertad, son libertad.

En cierto modo, ahora empiezo una nueva fase, un nuevo camino. Aquí, con vosotros, en libertad.

4 Comments:

At 11:59 AM, Blogger uplinksombra said...

De acuerdo,de acuerdo. Quedas invitado a Trántor como partícipe del próximo congreso de psicohistoria.



Sheldon

 
At 12:31 PM, Blogger Dronte said...

:p

 
At 5:08 PM, Blogger David de Ugarte said...

Reiros reiros, que un amigo nuestro, profesor de la Universidad de C-LM y teórico de las guerras de cuarta generación, se preguntaba si el desarrollo de la teoría de redes y el análisis estadístico de hechos históricos no podría llevar a una cierta forma de psicohistoria :)

Mira por donde ahí puede estar el eslabón perdido entre cpk y Asimov :)

Confieso que a veces los futurianos me gustan, en plan bañito y relajo. Enterteinment. El ciberpunk literario es otra cosa, sobre todo el reciente, que algunos críticos llaman, post-ciberpunk.

Yo por cierto no estoy de acuerdo con el término pero si con el fondo. El tiempo de los "vaqueros de consola" acabó con los 90. Pero, imaginar el enfrentamiento AlQaida- democracias occidentales, la guerra de Irak, el ascenso de China... no es acaso cpk la realidad actual?

El cpk está vivo, sólo que es distinto ahora, más cercano a "green days in brunei", "SchisMatrix" o "Little Jackal" que a Neuromante.

 
At 10:54 AM, Blogger Leucipo said...

Er, si teneis a mano una primera edicion de El Triunfo de la Fundacion, de David Brin, echad un vistazo a la lista de agradecimientos :-)

 

Post a Comment

<< Home