Tuesday, May 31, 2005

...el manifest dels setze...

Llegint el manifest que setze intel·lectuals catalans contra la situació de Catalunya, de cop i volta, m'ha vingut la vena andalusista (serà que sempre està per aquí passejant).

I saben què? Que m'he tornat a adonar del mal que camina la meva terra (si per ventura, alguna vegada ho vaig oblidar).

Com diu Pablo Sebastián, els problemes que mostra el manifest no són exclusius dels països catalans. Són gairebé inherents a la condició espanyola. Però és que, en temes com el "clientelismo", el caciquisme, la corrupció gairebé és inherent a la condició andalusa.

Factures falses a Sevilla? Peatges en l'A-4? "Pensionazo"? Avalot en el parlament? Quin més dóna?

En una Andalusia sumida encara en la Restauració, Quina més dóna que la classe política estigui podrida fins a les entranyes?

I és que clar, això ho sabem tots: Andalusia és l'exemple de com gestionar per a la butxaca en comptes de per a la societat.

És patètic que el fet diferencial andalús, després d'una democràcia sencera segueixi sent la pobresa.

El realment dramàtic és que per no haver aquí no tenim ni "intel·lectuals" que escriguin manifests. No tenim avui futur.

Per això, els poc andalusos que sabem que la cultura de la PAC, el turisme-castanyola i els corruptes blindats, devem revelar-nos.

Corrupció, "amiguismo" i classe política arriben a en el dialecte regional la categoria de sinònims.

Andalusos aixequeu-vos!!!

------------------------------------------------------------------------------------

Leyendo el manifiesto que dieciséis intelectuales catalanes contra la situación de Cataluña, de repente, me ha venido la vena andalucista (será que siempre está por aquí paseando).

Y ¿saben qué? Que me he vuelto a dar cuenta de lo mal que anda mi tierra (si acaso, alguna vez lo olvidé).

Como dice Pablo Sebastián, los problemas que muestra el manifiesto no son exclusivos de los países catalanes. Son casi inherentes a la condición española. Pero es que, en temas como el clientelismo, el caciquismo, la corrupción casi es inherente a la condición andaluza.

¿Facturas falsas en Sevilla? ¿Peajes en la A-4? ¿Pensionazo? ¿Alboroto en el parlamento? ¿Qué más da?

En una Andalucía sumida aún en la Restauración, ¿Qué más da que la clase política esté podrida hasta las entrañas?
Y es que claro, eso lo sabemos todos: Andalucía es el ejemplo de como gestionar para el bolsillo en vez de para la sociedad.

Es patético que el hecho diferencial andaluz, tras una democracia entera siga siendo la pobreza.

Lo realmente dramático es que por no haber aquí no tenemos ni "intelectuales" que escriban manifiestos. No tenemos hoy futuro.

Por eso, los poco andaluces que sabemos que la cultura de la PAC, el turismo-castañuela y los corruptos blindados, debemos revelarnos.

Corrupción, amiguismo y clase política alcanzan en el dialecto regional la categoría de sinónimos.

¡¡¡Andaluces levantaos!!!

Monday, May 30, 2005

¿Europa?

En Francia dicen "No"...

Demasiado liberal es la constitución, extremadamente poco burocrática, asocial...

Como siempre, don Santiago Navajas sienta cátedra. No hay forma de que la libertad gane esta batalla. Y al paso que vamos, no habrá forma de que la libertad gane ninguna batalla.

Entre intentos de "socializar" contituciones, conferencias de alcaldes prohibicionistas, consultas dinamitadas por vicarios de santos... Mejor, nos refugiamos en otro lado...

En ti...

Tuesday, May 24, 2005

Testigo musical

Testigo recibido de: David Estellés (Enclave Liberal)

Tamaño total de los archivos de música en mi ordenador: La verdad es que no mucho, lo justo para estar una tarde tonta escuchando música...
Último disco que me compré: Una grabación de poemas de Pedro Salinas.
Canción que estoy escuchando ahora: Ahora mismo... "Papá cuéntame otra vez" de Ismael Serrano
5 canciones que escucho un montón o que tienen algun significado para mi:

1: "El espantapájaros" de 091. Esta canción me sabe a mar, a noche y a guitarra.
2: "Blue Eyes" de Elton John. La escucho y me recuerda las estupideces que, a veces, volvemos a hacer.
3: "El titiritero" de Serrat. Me enseñó que puedo crear la noche en mis manos, frente a tus ojos.
4: "El rey", la ranchera mexicana. Que grande fue aquel tiempo...
5: Su voz...
5 personas a las que les paso el testigo: Esto sí que no... Ya se enterarán ellas...

;)

Saturday, May 21, 2005

10 razones para luchar contra la globalización...

Tras darme cuenta que casi todo mi entorno está de acuerdo con estos puntos, estoy demasiado triste como para contestar...

:(

¿Alguna ayuda moral?

1) Estamos contra la globalización capitalista porque ella expresa en el fondo la reivindicación del capital a una libertad absoluta en detrimento de toda otra consideración. Es el artículo 1º (y casi que el único) de la constitución capitalista del mundo. Y no es una abstración. Todas las cumbres contra las cuales nosotros nos hemos movilizado, todas las instituciones contra las que nosotros combatimos –de la OMC a la Comisión Europea- no tienen finalmente más que un solo objetivo: levantar todas las barreras que impiden al capital circular libremente, invertirse allá donde quiera, retirarse cuando lo quieran. Todo lo que pueda oponerse a la libertad del capital es puesto fuera de la ley, declarado ineficaz y antieconómico. Los abogados del sistema proclaman que es la vía hacia una "mundialización feliz “, (como osó pretenderlo un ideólogo francés), que vamos a entrar en el "mejor de los mundos”.

2) Estamos contra esta globalización capitalista porque ella se opone a un desarrollo armonioso. Los éxitos efímeros y locales llevados adelante por las instituciones internacionales no compensan la larga sucesión de crisis que ha venido golpeando desde hace 10 años a los países que se mostraban como los mejores alumnos, desde México a Argentina, pasando por Corea, Rusia y tantos otros. Detrás de esas crisis asistimos a un formidable asenso de las desigualdades al interior de esos países y entre los países puestos en competencia. Es el resultado directo de la mundialización capitalista que pone en competencia directa a los trabajadores del mundo entero. Los que pueden insertarse en el sector mundializado no pueden hacerlo en forma duradera más que a condición que sean preservados sus bajos niveles de salarios, lo que los capitalistas llaman una “ventaja”. En cuanto a los otros, son dejados de lado, faltos de nivel para erigirse a los niveles exigidos por esta hiper-competencia: pierden sus empleos, sus ingresos y son privados de los medios de satisfacer sus necesidades elementales.

3) Estamos contra esta globalización porque ella es una formidable barrera para hacer circular los derechos sociales, incluso en los países más avanzados. El argumento de la competitividad, el chantaje a las deslocalizaciones, la sumisión a las exigencias económicas insaciables, se traducen por todas partes por una regresión social que alcanza a las condiciones de trabajo, el estatus del asalariado, la protección social y las jubilaciones. Las políticas neoliberales llevadas adelante en cada país se refuerzan gracias a la presión ejercida por la competencia y por la coordinación en el seno de instituciones de las cuales Europa ofrece un ejemplo que nosotros conocemos bien.

4) Estamos en contra de esta globalización porque ella es por naturaleza anti-social. En todas partes, a través del mundo, se instala lo que la Organización Internacional del Trabajo llama “la inseguridad económica”: la flexibilidad del trabajo, la precariedad, el desempleo, la baja de ingresos sociales se ajustan a la austeridad social para lanzar sobre los trabajadores el “riesgo” que los capitalistas se niegan a tomar a su cargo. Por primera vez en la historia del capitalismo, las perspectivas de los jóvenes están degradadas en relación a las de las generaciones precedentes. Los individuos no tienen más el comando de sus propios destinos y están sometidos a los caprichos de evoluciones económicas que ellos controlan.

5) Estamos contra esta globalización porque ella organiza una gigantesca operación de captación de la riqueza producida por los trabajadores a través del mundo. El capital afirma abiertamente que el prefiere un crecimiento mediocre si ésta es la condición para conservar tasas de ganancia elevadas. Pero estas ganancias, ellos las acumulan en una proporción cada vez más reducida y las redistribuyen a través de las finanzas entre una capa de rentistas cada vez más estrecha.

6) Estamos en contra de esta globalización porque esta pretende hacer de todo una mercancía. El capital no reivindica más solamente el derecho de desplazarse libremente hacia las zonas y los sectores donde saca las ganancias elevadas. También desea tomar cuenta de sectores de la economía que habían hasta un cierto punto escapado a su empresa. Los territorios que quiere conquistar no son geográficos: son los servicios públicos que quiere penetrar y “liberar” de la lógica de las necesidades sociales. La salud, la educación, la energía, los transportes, las telecomunicaciones, la cultural e incluso los organismos vivos, no tienen ninguna razón, a los ojos de los capitalistas, de escapárseles. Son para ellos otros campos de expansión posibles. Cada paso hecho en esta dirección profundiza automáticamente las desigualdades. La razón es simple de entender: si la salud se torna una mercadería, entonces eso quiere decir que uno es curado en función de su ingreso y no de la gravedad de su enfermedad.

7) Estamos contra esta globalización porque ella es incapaz de responder a la satisfacción de las necesidades elementales. Cerca de la mitad de la humanidad vive de la agricultura. En lugar de dar a la agricultura tradicional los medios de funcionar, se la expone brutalmente a los productos del agro-business hiperproductivo y que más es subvencionado. El derecho de los países a proteger sus sectores de la competencia es negado. Mil millones de habitantes de este planeta no tienen acceso al agua potable. En lugar de aportar una respuesta planificada a esta situación, asistimos hoy a la puesta en escena regulada del abastecimiento de agua por algunas multinacionales que ejercen una presión terrible (principalmente a través de las negociaciones de la OMC) para que le abran los servicios públicos y municipales. El acceso de agua está cada vez más sometido al criterio del dinero: los pobres son privados de el y los otros ven las tarifas de esos casi monopolios aumentar en forma regular. Finalmente, los medicamentos contra el SIDA no son distribuidos aquellos que tienen necesidad de ellos, pero no tienen los medios para comprarlos, porque la industria farmacéutica se niega a que los consideren otra cosa que mercadería y hace pesar la rentabilidad de sus capitales antes que los objetivos de la salud pública.

8) Estamos en contra de esta globalización porque ella es incapaz de hacer frente a las amenazas al medio ambiente. La pretensión del capital de regular este problema a su manera, con la ayuda de soluciones mercantiles, como la institución de un mercado de los derechos a contaminar, no corresponde a la amplitud de los desafíos. Es incapaz de instaurar la planificación energética y las transferencias tecnológicas que serían necesarias para permitir un desarrollo económico a la vez que responder a las necesidades de una población mundial que debe aumentar aún durante varios decenios.

9) Estamos en contra de esta globalización porque ella quita a los ciudadanos que no hacen parte de las clases dirigentes toda posibilidad de controlar su destino y de hacer valer sus prioridades. Ella priva a los estados dominados de su soberanía imponiéndole la firma de tratados que les impiden tomar la menor medida de control de los capitales. Ella vacía la democracia burguesa de todo alcance real.

10) Estamos contra esta globalización porque la competencia entre capitales se transforma inevitablemente en guerras contra los pueblos. El desorden que ella instala, el rechazo a satisfacer las necesidades sociales no rentables, la marginación de países y de continentes enteros, privan a los pueblos de toda esperanza y hacen del recurso a la fuerza bruta el único medio de “regular” un sistema a la deriva.

perdonad su extensión...

Wednesday, May 18, 2005

>Radicales<

Está operativa la web Radical.es, la verdad una gozada...

Tuesday, May 17, 2005

...Bolkestein, ecce directiva...

Me acaba de llegar un mail en contra de la directiva Bolkestein, el nuevo demonio de los colectivistas europeos.

La directiva, que pretende hacer realidad la libre circulación de servicios en la Unión, está siendo sometida a un proceso de acoso y derribo por parte de los sectores "progresistas" del espectro político. Está claro que Frits Bolkestein está dispuesto a acabar con el pernicioso "Estado de Bienestar".

Lo que siempre me ha llamado la atención es que los "bienestaristas" no entienda que los cuatro pilares fundamentales de la globalización (libre circulación de capitales, bienes, servicios y personas) son imprescindibles para la libertad. Nos hacen más libres.

Más bien pretenden un retroceso... Los Antiglobis me recuerdan a los carlistas...
"Dios, Rey y fueros"

Nota histórica: Los carlistas perdieron...

Saturday, May 14, 2005

Allá, en La Habana...

Más allá de las puestas de sol sobre la arena de seda, más allá de las gaviotas rasgando el aire sobre el puerto, más allá de las morenas que se zambullen en el agua tibia, en Cuba hay realidad.

Una realidad de servidumbre, represión y miedo. Una realidad en la que la palabra "libertad" se queda en discursos grandilocuentes, una realidad cruel, desalada. Nadie merece vivir con el temor de ser encarcelado, agredido o eliminado. Nadie.

Por ello, el día 20 necesitamos vuestra ayuda, necesitan vuestra ayuda. Tenemos que acabar con la mirada cómplice de Europa hacia la islita, tenemos que hacernos escuchar para que los cubanos sepan que no están solos.

Apoyemos a la Asamblea para promover la Sociedad Civil en Cuba.

En Barcelona, Madrid y las principales capitales europeas...

Monday, May 09, 2005

La FiLoSoFíA vA rEmAtAdAmEnTe MaL...

Andamos, hoy, todos un poco revueltos.

Algunos desearíamos la integración de Adam Smith en la asignatura de filosofía, pero me parece que nos vamos a quedar con las ganas. Gracias a Bicho, me he enterado del homicidio premeditado de las humanidades.

Pensar que todo lo humano se va a perder entre reformas educativas...

Saturday, May 07, 2005

Cruces, botellón y ley

El problema del botellón se está convirtiendo en tema común por las calles de Granada. Ahora, el señor alcalde (Torres Hurtado) está moviendo viento y marea para que el señor presidente (Don Manué) haga una ley anti-botellón.

Dentro de dos días, me veo como Nipho...

Los jóvenes anuncian movilizaciones (que seguro que estarán llenas de hoces y martillos). Pero tristemente no tienen argumentos sólidos para hacer frente a estas iniciativas prohibicionistas. Leyendo por la blogosfera sé que existen agrupaciones radicales en Madrid, Barcelona y Mallorca. ¿Hay por aquí en Andalucía alguna? En caso negativo ¿A qué esperamos?

En la batalla contra el prohibicionismo, sólo los radicales pueden dar propuestas libres y respetuosas tanto con los jóvenes como con los vecinos de la capital.

¿Radicales?

Wednesday, May 04, 2005

Cruces, botellón y swarming

El viernes pasado hubo aquí en Granada una concentración, un macro-botellón que impidió durante horas que las ambulancias pudieran entrar a los dos grandes hospitales de la ciudad. Lo curioso de esta reunión fue que se organizó por sms: fue una flash-mob en toda guerra.

Al enterarme de esto, de un grupo de personas colapsando la ciudad me puse a buscar a los autores intelectuales. No los encontré...

Seguiré informando

Sunday, May 01, 2005

Buen trabajo.

UGT, CCOO, CNT, CGT, SE, CSI-CSIF, USO, ELA y mil sindicatos más han llenado las calles del país, del mundo. Pancartas en mano, gritando por más intervención estatal, por el estado obrero.0

Supuestos derechos colectivos, supuestas reivindicaciones de los líderes sindicales. Supuestos porque los "derechos" ya conseguidos como la negociación colectiva obligatoria sólo han servido para fagocitar a los mandos oligárquicos sindicales. Y es que entre todas las proclamas no he visto ninguna que busque la eliminación de los derechos farmacéuticos o postule la libre iniciativa de en todos los sectores económicos. Entre todas las proclamas sólo he visto iniciativas para favorecer la corrupción y los amiguismos en el trabajo.

No sé si será necesario un Sindicato Radical del Trabajo, pero sí que hace falta actitud crítica frente a los profetas de la nueva ética de la pereza colectiva.